..:: INVASOR Campeón del Mundo (Transcripción de edición publicada el 06/01/07)


Introducción

Consideramos que la hazaña obtenida por Invasor merecía una recopilación y la basamos, en los artículos publicados en Yatasto Turf. Su campaña de pistas no tiene punto de comparación con la de ningún caballo que haya nacido en el Río de la Plata en todos los tiempos. Así de sencillo. Sabemos que las comparaciones son odiosas, y además sólo se puede enfrentar caballos de distintas épocas en el imaginario personal, o en una simulación cibernética. No es para cualquiera ganar cinco carreras, entre las que estaban los tres clásicos que componen la Triple Corona de Uruguay, y luego obtener cuatro clásicos de Grupo I en Estados Unidos, el turf más competitivo del mundo. Pero si a ello le agregamos que esto fue logrado en un lapso cercano a los 20 meses y que en ese período tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y que soportó una travesía a Dubai, con todo lo que ello representa en materia de adaptación, entonces se puede tener consciencia de la dimensión de lo alcanzado por el hijo de Quendom.

El punto de partida de esta leyenda hecha realidad no sólo fue cuando nació el caballo en el Haras Santa Inés. Ocurrió también cuando el Poder Ejecutivo de la época, encabezado por el Dr. Jorge Batlle, adjudicó la licitación a Hípica Rioplatense. Gracias a la seriedad del proyecto de la empresa, llevado a la realidad, los hermanos Vio y Pablo Hernández se animaron a viajar a Argentina a invertir en la compra de un pura sangre que compitiera en el turf uruguayo. ¡Vaya invasión que recibimos! También reconocemos que Invasor es el campeón gracias a que lo compró gente que siente una especial admiración por el caballo. A todos los protagonistas, les hacemos un público reconocimiento, porque, hoy podemos decir con orgullo que el mejor caballo del mundo corrió en Uruguay.

Argentinos y uruguayos tenemos la misma idiosincrasia. Costumbres similares, iguales pasiones. Somos dos pueblos burreros, y la historia permanentemente nos ha entrelazado. Son miles los caballos argentinos que compitieron en Maroñas, muchos con singular éxito a lo largo de este siglo y el pasado.

Nuestros Haras siempre se han nutrido de las corrientes sanguíneas vecinas, dentro de las posibilidades que las circunstancias obligaban. Muchísimos jockeys, entrenadores, capataces, peones, vareadores, herreros, han ido a la vecina orilla, aportando a ese turf tan competitivo lo mejor de su trabajo, y los argentinos los han recibido con los brazos abiertos. La unión entre nuestros pueblos está muy por encima de los gobernantes de turno, y en el turf está probado. Invasor es un ejemplo de éxito compartido. Nació en Argentina y los responsables de su primera campaña fueron uruguayos, y corrió en Uruguay.

En esta revista abarcamos todas las carreras del nieto materno de Intérprete, desde su debut hasta cuando alcanzó la cima del mundo. Dialogamos con protagonistas que estuvieron vinculados al campeón y publicamos fotos inéditas. Dado que no optaron por retirarlo, la historia seguirá escribiéndose. Que nos siga maravillando, es el deseo.

Juan José Piaggio