..:: Análisis del Pedigree de Invasor


Ver pedigre de INVASOR

Si Atlas no hubiera ganado el Gran Premio Carlos Pellegrini en 1960, quizá Invasor (Candy Stripes) y sus tantos parientes famosos no hubieran existido. ¿Cómo? Si, tal cual lo lee. En realidad fue durante las ventas del primer lote del Haras Ojo de Agua en 1957 cuando la historia de Invasor comenzó a gestarse.

Ese día, Edmundo C. Perkins adquirió un bello alazán hijo: de Aristophanes y Antínea, por Pont L'Eveque; su nombre era Atlas. El criador, que en 1943 había fundado en Daireaux, provincia de Buenos Aires, el Haras La Irenita, vio mucho más allá con aquella compra.

Una vez finalizada su campaña, Atlas ingresó como reproductor en la nueva cabaña, pero Perkins apenas pudo ver correr a muy pocos de sus descendientes, pues murió en 1966.

La Irenita, entonces, quedó con su hijo Mario y su yerno Luis Villamil al mando. Atlas no sólo marcó una época como un reproductor espectacular y también un notable abuelo materno.

Las ganancias que dejó en su paso por las pistas sirvieron para que los Perkins y Villamil decidieran la importación de un lote de diez yeguas inglesas, encarando una renovación de vientres y sangre para La Irenita, con la intención de cruzarlas con su padrillo estrella



Twitch - Tercera madre de Invasor

En ese grupo se encontraba Umbella, de pelo zaino y nacida en 1957 e hija de Umberto y Step Rock, por Rockefella y Bois de Boulogne. Típica yegua inglesa, aunque sin campaña de pistas, la nueva madre de la Irenita acercaba la histórica familia de Pretty Polly con el paso de los años Umbella fue convirtiéndose en uno de los pilares sobre los que La Irenita apoyó su éxito, revelándose como una productora de excelentes corredores y como fundadora de una familia que hoy, con casi 50 años de existencia, sigue dando que hablar como si hubiera nacido ayer. La historia marcaba que el matrimonio entre Atlas y Umbella no podía fallar. Las coincidencias eran demasiado fuertes como para pensarlo. Obviamente, funcionó a la perfección. La primera cría. de ambos fue Sigma Séptima; ganadora de tres carreras en Palermo y Rosario, la yegua dio tres caballos Clase A en su paso por la reproducción, empezando por Stallwood (El Centauro) , ganador del Gran Premio Santiago Luro (G1) y del Clásico Miguel Cané (G2); siguiendo por Sesig (Cinco Grande), una de las mejores potrancas de su generación y titular del Gran Premio de Potrancas (G1); y terminando por Segur (Martinet), entre cuyas cinco victorias se cuenta la que consiguió en el Clásico Arturo R. Bullrich (G2). Stallwood fue padrillo y abuelo materno de éxito en La Irenita al finalizar su campaña de pistas, y tanto Sesig como Segur también fueron generosas en el haras. Sesig produjo al plascé clásico Securite (Southern Halo) y es abuela del grupo dos Sirga. Segur resultó aún más generosa pues dio a un caballo de handicap como Daño Moral (Political Ambition) y es abuela y bisabuela de los clásicos Cinco Light (Cinco Grande) (G3), Secret Lize (Equalize) (L), Namely (Luhuk) (G3) y Twix (El Compinche), ganadora del Clásico Provincias Argentinas, durante la jornada de las Estrellas. En 1963, Atlas y Umbella fueron los padres de Atónito, ganador de cinco carreras aquí, incluídos los clásicos Miguel Cané, Coronel Miguel F. Martínez y América, y que tuvo la desgracia de ser cogeneracional con el crack Forli (Aristophanes), al cual escoltó en los grandes premios Polla de Potrillos y Jockey Club. Llevado luego a los Estados Unidos, sumó tres éxitos en diecisiete presentaciones.

Twins, un nombre para la historia.

Si hasta aquí el cruzamiento entre el padrillo y la yegua había funcionado a las mil maravillas, 1964 sería el año de nacimiento de Twins, sin dudas, una de las yeguas madres más generosas de toda la historia del turf nacional. Apenas en un lapso de unos pocos meses, Twins trascendió a través de Invasor, Miss Twins (Numerous), Thano (Southern Halo) y varios otros ganadores clásicos, como para mantenerse más vigente que nunca. Claro, esos son apenas un puñadito de los triunfos importantes que surgieron a través de la inagotable nobleza de Twins. Ganadora de dos carreras en San Isidro y placé en los: clásicos Arturo A. Bullrich y República de Panamá, Twins produjo con varios padrillos diferentes y si hubo una característica para destacar, fue que cada una de sus hijas demostró una generosidad similar en cuanto a producir caballos de alta calidad. Twine (Cipayo), fue su mejor cría. pues se impuso en cinco ocasiones, incluido el Gran Premio I La Mission (G1).

Llamativamente, fue la de progenie más pobre, destacándose apenas como abuela de los placés clásicos Gran Poliya (El Sultán), The Brother (Parade Mashal) y Pepper Girl (Shy Tom). Tusa, nacida en 1972- producto del enlace entre Yonder y Twins, ganó tres carreras en Palermo incluido el Especial Canora y obtuvo colocaciones en varios clásicos, como el segundo en el Ramón Biaus (G2). Ya en la reproducción, el único nombre destacado entre sus descendientes es el del buen fondista All Fizz (Slew Gin Fizz), vencedor del Clásico Yatasto y que fue segundo en la Copa de Oro (G1) y el General Pueyrredón (G2), entre otras actuaciones destacadas. Twich (1981, Cipayo), Chenard (1971, Yonder) y Shinkawa (1975, Solazo), fueron otras tres de las hijas de Twins de destacado desempeño en el haras. Twich dio a los clásicos Iron Horse (El Serrano) (G3) y El Majestuoso (Salt Marsh) (L); Chenard, produjo a Titiritero (Cipayo), segundo en el Nacional (G1), y es la abuela del grupo tres Todo Un Mérico (Slew Gin Fizz); mientras que Shinkawa tuvo su
 

Invasor en el haras

mejor hijo en el múltiple placé de grupo uno Shiny Boy (Mat Boy) y es abuela de Mister Sent (Batty), Siberiano Tom (Shy Tom) y Sensitive Toss (Egg Toss), madre a su vez de La Señora Mayor (Bordeaux Bob). The Twins (1986, Cipayo) pasó a la historia como madre del Campeón Millero Di Escorpión (Digression) y el último fin de semana volvió a trascender a través de su nieta Miss Twins, una de las mejores potrancas de la actual temporada y sólida ganadora del Clásico Polla de Potrancas (G2), en La Plata. Un par de meses atrás, también se quedó con el Gran Premio de Potrancas (G1). Si de generosidad se habla, un claro ejemplo es el de Disy (1974, Vervain), que se transformo en una de las dos grandes continuadoras en el presente de su madre, Twins.

Disy, generosidad al por mayor.

Disy ganó apenas una carrera en Palermo, pero fue una madre de excepción al dar al gran campeón en Sudáfrica Ilustrador (Cipayo), a la gran fondista Ishkra (Cipayo) y al notable Indalecio (Cipayo), dueño aquí del Nacional (G1) y del Manuel J. Güiraldes (G3). Ishkra fue exportada hacia, Australia donde tuvo en el grupo dos Ernesto (Alleged) a su mejor descendiente. Ilustrador e Indalecio fueron padrillos en Sudáfrica y Argentina, respectivamente. El primero de éxito y el segundo, llamativamente, fue un fracaso. Disy tuvo en Agapanto (Cipayo) a un nuevo ganador clásico en Sudáfrica, hacia donde también fue exportado Vladimir (Cipayo), gracias al éxito de sus hermanos. Este último fue segundo en el Gold Bowl (G1), en su mejor salida. Iskara (Cipayo) y Quick (Cipayo) fueron las dos hijas de Disy con peor campaña, pero cada uno logró trascender a partir de su descendencia. La primera como madre de Ivory Tower (Southern Halo), Campeón 2 Años Hembra aquí, Indian Team (Hidden Prize)e Iscatón (Slew Gin Fizzi), ambos ganadores clásicos, áquel en Uruguay y el restante en Argentina Quick, en tanto, fue exportada hacia Chile tras dos frustrantes actuaciones, en San Isidro. Del otro lado de la cordillera es madre del grupo tres Kaleb (Dushyantor) y de la clásica Kashba (King Alex). Una de las últimas crías (1983) Twins fue Twitch Crown que noticia a través de su muy famoso bisnieto: Invasor. Twitch Crown, por Crown Thy Good sólo se reveló como generosa en 1999 de la mano del éxito de Reina Victoriosa (Intérprete) en el Gran Premio Ramírez. Propia hermana del grupo 2 Qualified (Intérprete), Reina Victoriosa tiene sólo dos crías corriendo Estados Unidos: Ready Ruler y More Than Regal, ambas por More Than Ready (Southern Halo) y ganadores Clásicos. Reina Victoriosa y Qualified también propios hermanos de Quendom, madre de Invasor, consagrado tras su victoria en el Breeders' Cup Classic (G1) como el mejor caballo del mundo. Atronador, Aterradora, El Gordo y El Vengador son otros hijos de Atlas y Umbella que trascendieron, ya sea en las pistas y en el haras, como padres, madres o abuelos de notables caballos. Un dato para resaltar es que, salvo Indian Team, ninguno de los ganadores clásicos producidos por alguna de las hijas de Twins o Sigma Séptima, son producto de padrillos de las líneas de Mr. Prospector o Northern Dancer. Pocos habrán pensado que la victoria de Atlas en el Carlos Pellegrini de 1960, aquél en el que participaron Arturo A. (Argua) Pechazo (Guatán) y Sensitivo (Sideral) entre otros, podría semejanza influencia en la historia del elevage argentino. Sin embargo, como en la vida todo llega en el momento justo y preciso. Allí están Umbella y su generosa progenia para confirmarlo.


Diego H. Mitagstein




Retroceder
retroceder
inicio
inicio
avanzar
siguiente




Imprimir




© Invasor - URUGUAY 2009